Días de larga espera antes de irme

Como se siente una persona en sus días más comunes ¿? pero los verdaderamente comunes, esos que están tan plagados de realidad tonta por montones.

Yo tengo la respuesta,  porque lo estoy viviendo en estos precisos momentos.

Son las 11.05 am y tengo 3h de “trabajo” en la que reduje mi actividad a abrir y cerrar archivos de la PC sin mayor motivo que mirar la pantalla sin darle solución a ninguno de los problemas que se supone debo solucionar.

Mi mente ha colapsado y tengo las intenciones más grandes que puedes imaginar de apagar la laptop, regresar  a mi casa, preparar una maleta, tomar un bus e irme sin despedirme de nadie.

Hay una cosa curiosa que no he compartido aun por mi poca atención a este blog. Ya tomé la decisión de renunciar e irme de la empresa donde trabajo a fines de Julio, y aunque haya sido una de las decisiones que más tiempo me ha tomado considerar me di cuenta que lo más difícil de esto es mantener mi fecha tope de “fines de Julio”, considerando que esta decisión se arraigó como en Abril y que ahora estando 13 de Junio los días parecen más eternos que cuando miro hacia atrás y me veo a mi misma como arrastrada por una rutina que no quería para todos estos 5 años.

Déjame decirte que estoy feliz por haberlo decidido, pero si tú decides considerar la idea como consejo (o más como petición) ¡Hazte un favor y no alargues tu agonía! Trázate un plazo corto de fin, engríete, confía en ti, permite dejarte llevar por ese boom de adrenalina y ve por lo que quieres, cree en tu propia intuición. Tal vez lo leí antes durante todo este proceso, pero creo que no enfoque lo difícil que seria para mí esto y ahora me doy cuenta que el motivo es que ves pasar ante ti la oportunidad de invertir tu tiempo en cosas que en verdad te hagan sentir apasionado, pero levantas la mirada y te encuentras en la oficina de siempre, con la gente de siempre, haciendo lo de siempre. ¡Qué gran gran GRAN DECEPCION no?


11.26 am.

Escucho a las demás personas comentar que ya casi es el almuerzo, que tienen bastante trabajo, que están esperando con ansias la quincena por que no tienen un sol más. No sé si sentirme peor o mejor. Mi foro interno se pelea la batalla entre celebrar el hecho que en un mes y 15 días tendré otra realidad que mirar y por fin dejaré estas conversaciones escuchadas por 5 años, pero la crueldad de la ironía da un buen golpe recordándome que aún faltan 45 días más de esto.

Lo sé, soy un asco días como estos.

Pero es así, respondiendo a mi pregunta inicial. Es así como la rutina te tumba cuando la vez con otros ojos o mejor dicho, cuando en realidad te acomodas, te sientas y te pones a observarla.

Es así cuando te limitas a escucharte a ti mismo y le pones mute al ruido que la vida te impone diariamente

Entradas más populares de este blog

De grande solo quiero ser Feliz

Si este año terminas secundaria, vete de viaje

Comerciales que Inspiran