De grande solo quiero ser Feliz

Lectura de 5 minutos

El uso de la palabra “escandalosamente” en esta imagen me llamó mucho la atención apenas la vi. Es decir, ¿Por qué no poner simplemente feliz? ¿Cuál era el objetivo de agregar esa palabra tan particular?

Luego me percaté de la intención. El ser feliz es algo muy subjetivo, lo usual es considerar que uno es feliz cuando cumple con el famoso #checklistsocial que tanto odio. Ese que te dice que tener una familia, un buen trabajo, un carro o un depa, concurrir “buenos lugares”, comprarse ropa de marca por montón, etc. es ser feliz.

La intención de la pregunta –obviamente- era ir más allá de la felicidad superficial a la que estamos acostumbrados. A mirar más dentro nuestro y sincerarnos con esa felicidad que todos deberíamos alcanzar.  Es muchísimo más complicado considerarnos escandalosamente felices, que simplemente felices.


Que es Ser feliz

Imagina que le preguntas al de tu lado: Oye, ¿tú eres escandalosamente feliz?  ¿Dirá que si rotundo? Yo creo que no. Lo más probable es que diga algo como “si, creo que soy feliz”, o se quede pensando y diga que no, o incluso se ponga a filosofar sobre lo que es ser feliz.

Deben ser pocos los que se sienten verdaderamente felices. Es más, para serte sincera no me he topado con ninguno que hasta ahora me conteste que SI, es escandalosamente feliz.

Y no pretendo darte una charla de lo que es felicidad, ni mucho menos pretendo dar a entender que tus prioridades actuales no te llevarán a ninguna parte, porque no soy nadie para hacerlo. Sin embargo ni tú ni yo podemos negar que en la actualidad muy poca gente es plenamente feliz con la vida que lleva.

¿Por qué pasa esto? ¿Es que no sabemos ser felices o no sabemos lo que es la felicidad? De hecho la felicidad es creada por cada uno, todos podemos sentirnos felices de una forma distinta entre sí. Y es justamente a lo que quiero llegar.

Hoy día quiero que entiendas que ser feliz es un término individual conectado con tu entorno (y no al revés). Que tu familia sea feliz no significa que tú lo seas a cabalidad, porque cada uno es un mundo aparte, una persona aparte, con sus propios sueños y sus propios miedos.

El punto está en encontrar eso que te haría sentir realmente feliz en la vida. En TU vida. Y dejar de limitar tus pensamientos a algo único y establecido, porque recuerda que la felicidad debe ser constante como la vida y para que eso pueda ser real vas a cambiar de metas muchas veces.

Todas las personas que se consideran escandalosamente felices coinciden en lograr un estado de satisfacción con su vida actual, con su entorno y sus decisiones, con sus prospectos de vida a futuro y sus logros diarios. El sentirse completos y no necesitar estar llenando vacíos con objetos inútiles que solo crean una ilusión de felicidad temporal. Eso, es ser feliz.

Haz que la felicidad llegue

Siempre escuché que debemos buscar la felicidad (seguramente tú también lo escuchaste). Sin embargo, creo que no podemos ir buscando la felicidad como si fuera una emoción externa a nosotros, algo que se compra o que aparece para quedarse así, sin más. La felicidad es interior y por eso se trata de atraerla no de salir a buscarla a un rincón.

Trata de no te dejarte llevar por lo que la sociedad forma en nuestra cabeza como “la felicidad”. Un buen sueldo no es ser felices, una pareja tampoco, ser feliz es ir más allá del dinero, del prestigio y la posición.

Una forma sencilla de entenderlo, es ir preguntándote cada cierto tiempo si en verdad estas siendo escandalosamente feliz (puedes hacerlo en este mismo momento), y si tu respuesta es no, ir ajustando los pasos, cambiar la perspectiva, ir probando nuevas formas de vivir y lo principal disfrutar del camino. Ir atrayendo.

Porque no se puede ser feliz tensionado por una meta, ni agotado por una búsqueda constante de algo. Para ser feliz es necesario disfrutar de cada pequeño paso, aprender a sentirnos satisfechos con lo básico, tener sueños grandes pero metas cortas para poder celebrarlas muchas veces.


Ser feliz de verdad

Recordar que todos tenemos sueños que anhelábamos alguna vez, y que más allá de lo que debamos lograr en la vida, la única forma de ser realmente felices es hacer realidad esos sueños que nos llenan de magia los ojos y el corazón.

Que deje de importar que tu entorno no esté de acuerdo, que te importe poco tener mayor riqueza material, que valores más lo que te lleve a sentirte plena. A cerrar los ojos algún día y sonreír al recordar que lo lograste o que -por lo menos- tuviste el coraje de intentarlo.

Deja que te llamen loca, que nadie entienda lo que haces con tu vida, que duden por primera vez de algo, que te muestren todos esos miedos con los que la gente crea su vida “feliz”. Sé la valiente del grupo.

Demuéstrate a ti misma que puedes hacerlo, que será difícil pero valdrá la pena porque creerás en ti más que antes y dejarás de ser alguien que dejó sus sueños atrás por tener una vida adquirida . Porque ya no formarás parte del rebaño.

Ve por tus sueños con el único propósito de ser Escandalosamente feliz. Y te darás cuenta que muy pronto ya lo serás.

Si te gustó, gracias por compartir este post, te veo en los comentarios.

Un abrazo fuerte como el mar.


-B.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Si este año terminas secundaria, vete de viaje

Mi historia

Música que vale la pena escuchar