La normalidad de los que esperan sentados

Lectura de 6 minutos


Cuando trabajaba aún y estaba en todo este proceso de rodearme de pensamientos nuevos y más inspiradores para mis propósitos, adopté la costumbre de mirar mejor mi entorno.

Solía ocupar mi cabeza con pensamientos muy locos sobre cambiar el estilo de vida que llevaba y sobre mis metas de ser feliz (a mi modo de ver las cosas). Por eso buscaba hacer una especie de limpieza de la gente con la que invertía mi tiempo y me interrumpían con cosas banales, sin importancia para mí.

Recuerdo que acostumbraba analizar su forma de hablar, les hacía preguntas sobre temas controversiales llenos de estereotipos que suelen sacar rápidamente la verdadera forma de pensar de la gente. Esta fue y sigue siendo desde entonces mi mejor forma de mantener al margen a ciertas personas. Aquellas a las que en este texto llamo “los que esperan sentados”.


Gente común con pensamiento común


Para poder explicártelo mejor, puedes pensar en este momento en una persona que en esencia la veas conforme con su día a día, recuerda sus conversaciones, analízala, obsérvala en tu mente (si puedes en persona mucho mejor), ahora pregúntate:

¿Le viste alguna vez, una chispa en los ojos?
¿La escuchaste hablar sobre algo que realmente cuente como pasión? (algo que no sea un chisme o un partido de futbol)
¿Algo nuevo que se proyecte como un buen cambio de rumbo en sus clásicos días?

Creo que tu respuesta será un NO rotundo. (Si es lo contrario, mantén a esa persona a tu lado porque la buena energía se transmite).

En un primer momento me resultó difícil asimilar que venía muchos años siendo una más del montón. Lo cual me resulta gracioso ahora, porque justamente la tan dichosa sociedad no me veía así, de hecho, “yo había logrado mucho para mi corta edad”.

Lo que había puesto como meta inicial cuando empecé “una buena carrera profesional” se me había ido de entre las manos sin siquiera haberme incomodado. 

Luego me percaté que yo nunca fui una de esas personas que van por la vida sin sueños, que es cierto -como te lo conté en el otro post - los dejé abandonados por mucho tiempo, pero no recuerdo haber vivido sin llevarlos conmigo en algún rinconcito.

No sé lo que es vivir sin tener un sueño propio y me gusta saber que tú tampoco. No se trata de caminar por la vida sin pensar, de dar los primeros pasos aprendidos de otros y luego quedarse estancados en una etapa infinita que llega con una vida tipificada por la sociedad. 

Vivir por vivir no debe ser una alternativa para nadie, pero siempre están allí quienes seguirán por esa misma ruta, los que prefieren no arriesgar e irse por lo “seguro” por lo estándar.

 


Por qué salí del rebaño


Nunca me he considerado una persona arriesgada, tampoco una persona muy positiva(algo que ya mejoré mucho), pero si una persona independiente. Y esto lo he aplicado hasta con mi forma de ver la vida. Me gusta jugar con los significados de lo que es y lo que no, con los pensamientos limitantes de la gente, con lo que se supone que es bueno o malo. Me gusta romper parámetros.

Para cuando me di cuenta de cómo venía llevando mi vida y de cómo estaba dejándome arrastrar por una especie de corriente que llegó a partir de los 23 años con la gente mayor que yo, me fue fácil abrir los ojos y decirme ¡Oye no, yo no quiero eso para mí!.

Sola, comencé a cuestionar mis pensamientos. Los propios parámetros que me había encargado de repetir cual ovejita clonada me estaban asfixiando y no me sentía yo misma. Mis emociones y pensamientos no estaban de acuerdo entre sí y yo me estaba volviendo loca.

Entonces decidí limpiarme primero, salir del rebaño, alejarme de quienes no me sumaban más, enfocarme en lo mío y alimentar día tras día esas ganas de vivir, de viajar y buscar experiencias nuevas, afrontar nuevos retos, tener ganas de ir más allá de donde estaba en ese momento.



Vivir cosas nuevas es salir de la normalidad


No te preocupes si con frecuencia tu cabeza da tumbos por no saber cómo seguir, por no poder detener a ese bichito que se te cuela por debajo de la almohada y te susurra que hay cosas por cambiar, por mejorar, por crear o arriesgar.

No te preocupes si aún hay noches que no puedes dormir por la larga cola de pendientes que tienes por hacer en esta vida. No te preocupes si aún sueñas despierta con locuras que no has hecho pero que sientes que merecen la pena, el riesgo, la risa, y la vida.

Preocúpate por perder la búsqueda, por dejarte llevar a un camino seguro y sin novedades. Preocúpate por vivir más de 3 años en un mismo cubo de 4 paredes, por rodearte siempre de los mismos pensamientos que no te harán crecer, por un deseo de cumpleaños que no guarde una promesa de hacerte reír hasta llorar.

Preocúpate por perderte a ti misma, por no luchar, por dejar ir, por llegar a ser una persona más que vive sin sueños reales. Preocúpate por no creer una vez más en ti.



No te sientes a ver como la vida te pasa por encima, deja eso para todo ese rebaño que ya se resignó a una vejez sin anécdotas geniales, a llevar una vida “normal”. Esta vida es una y es solo tuya, así que vívela con intensidad y sin prejuicios.


Gracias por compartir este post, te veo en los comentarios.
Un abrazo fuerte como el mar.

-B.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Si este año terminas secundaria, vete de viaje

Mi historia

Música que vale la pena escuchar