Se respira nuevos aires en mi vida

Lectura de 6 minutos


Restando días

Ya han pasado unas semanas desde que decidí irme y dejar atrás toda la vida como la conozco hasta ahora. Cada vez que se acerca más la fecha en la que hablaré con mi jefe me pongo más ansiosa, siempre me causó ansias comentar las decisiones que tomo.

Voy creando conversaciones imaginarias sobre lo que dirá, como explicaré que tengo la loca idea de viajar por el mundo- ¿lo haré?- , que no estoy migrando de  trabajo. Sólo me cansé de lo mismo.

Dejando de lado estas charlas imaginarias, estoy durmiendo mucho mejor. Todo a raíz de que interiorice mi decisión. Es algo así como cuando dicen que todo cambia según como lo veas, que todo está en nuestra mente y que depende de nosotros cambiar el panorama.

Es tan cierto, aún no he cambiado de trabajo y sigo escuchando estas aburridas conversaciones que ya me tenían cansada, pero ahora es distinto. Ya no me siento a punto de colapsar, ya puedo simplemente hacer oídos sordos y tomarme las cosas de una manera más relajada.




Reencontrándome


Era necesario pasar todo lo que pasé, esas dudas existenciales, perderme y volver a encontrarme, todas las noches de insomnios, las miles de tazas de café. Todo fue necesario para llegar a este punto donde me siento verdaderamente decidida y cómoda.

Hoy es un viernes y se siente como la libertad pura. Tal vez me estoy poniendo algo poética por el hecho de dejar  de ser la oficinista de lunes a viernes de 8.30 am a 5.00 pm , -pero te hablo en serio- ya no soy esa misma persona.

Es más sencillo ahora que antes, los días pasan sin pesar o tal vez con un pesar más ligero, ahora hasta el caminar ha cambiado, ya no prisas, hay más seguridad en el desenvolvimiento, menos estrés, menos preocupación por los temas laborales. Y siento que la vida así es mucho mejor.

Ahora me pongo a pensar que a todos nos sentaría bien un periodo de pausa en nuestra vida- y no estoy hablando de tus vacaciones de 15 días - sino de un cambio en toda visión de la vida.

De tomarnos el tiempo adecuado para retomar nuestros propósitos, darnos cuenta si estamos yendo en la dirección correcta, si vamos sintiéndonos felices. Pero me imagino que no todos le hacemos mucho caso a ese llamado interno, tampoco todos nos atrevemos a cambiarlo todo de un momento a otro.



Siguiendo las señales


Por mi parte quiero decirte que me gusta este cambio, me gusta quien soy ahora (o quien he vuelto a ser).

Mi creatividad ha regresado, después de haber estado oculta por muchísimos años y he decidido no hacerla de lado esta vez.  Soy una artista de corazón, esta vez (aprovechando los cambios) dejaré que este lado fluya por donde sea que me lleve.

Hoy por hoy los insomnios siguen existiendo pero son vitamina para mí, a diferencia de los insomnios anteriores estos no me dejan cansada al día siguiente por el contrario es como despertar energizada. Me enteré que se llaman Insomnios creativos, ahora el problema es aprender a ordenar todas las ideas que aparecen.

Tengo unas ganas enormes de producir, por estos días estoy dedicándome a mi página web, he aprendido muchas cosas nuevas y me he dado cuenta que eso de que el universo se acomoda a lo que tu pensamiento proyecta es totalmente cierto.

Da la casualidad que ahora en el trabajo tengo más tiempos libres, aprovecho siempre en leer blogs y meterme en viajes imaginarios de otros mochileros, incluso - por cuestiones totalmente circunstanciales – me cambiaron a una oficina aparte donde estoy sola y prácticamente abandonada.

Es algo difícil de creer ahora que escribo esto, pero son cosas curiosas que han pasado y que no habían ocurrido durante estos 5 años.

La sonrisa ancha y espontánea es algo natural después de las 5.00.pm, los sábados y domingos. No puedo decir que la vida es color de rosa y que todo ha sido perfecto simplemente por la decisión de cambiar mi vida (porque no ha sido así)  pero puedo decir que todo parece estar  conectado con mis emociones y pensamientos.

Cuando era un martirio ir a trabajar haciendo lo mismo, interactuando con las mismas personas sin sentir un bichito de emoción, me sentía cansada a más no poder, apagada, sin ganas de hablar. Hice algo que mi interior me lo pedía a grito, y ahora me siento tranquila, segura, relajada y feliz. 


Para ti: 


Hay algo interesante que no quiero pasar por alto , y es que cuando ocurre este cambio la gente que te rodea se siente muy curiosa por las ideas locas que pasan por tu cabeza, por lo que planificas para tu futuro, por si te enfermas más adelante, por lo que será de tu vida cuando envejezcas. Es una especie de preocupación colectiva. Tómatelo con gracia.

Sé preciso con lo que piensas, toma el tiempo que necesites pero no desistas de tu intención, no le des el poder a nadie de decirte que vida debes vivir y como debes hacerlo. Sé real con lo que sueñas y analiza si en verdad serás más feliz dejándolo ir.


Los nuevos aires, siempre traen nuevos retos. Y es por ese motivo que estoy en el lugar correcto.

Ya sabes que si tienes un minuto puedes escribirme cuando quieras en los comentarios, gustosa te responderé.

Un abrazo fuerte como el mar, B.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Katya Salcedo: La peruana que va persiguiendo atardeceres por el mundo

Lista de cosas por hacer antes de los 30

Mi historia