Mi cábala 2017- Año de probar de todo


Este año quise probar una cábala diferente para empezar el Año Nuevo. Siempre me llamó la atención hacerme uno y siendo el 2017 un año de probar todo lo que esté a mi alcance, era una idea magnífica para empezar el día 01 de este año.

Me dije a mí misma, no más arroz, lenteja, uvas ni ropa amarilla! Esas eran mis cábalas tradicionales y para mí este año no tiene esa palabra escrita por ninguno de sus 12 meses. Por eso me negué rotundamente a mantenerlas y usarlas como back up en caso el baño no cumpla su prometido.

Yo nunca fui muy creyente de supersticiones y cábalas pero la verdad siento que el Año Nuevo permite darte el lujo de creer que todo es posible y agregarle sazón a la última noche del año es genial!

Tenía claro que sería un baño de florecimiento masomenos desde una semana antes del Año Nuevo pero (como siempre) no había averiguado nada más que todo lo que podemos encontrar en la tv con sus miles de brujitos.

Así que llegado el mismo 31 no tuve más opciones que acudir a mi gran amigo y consejero infaltable Google. Y así comencé a tomar nota de 02 recetas ( si es que así la llaman) que me resultaron menos complicadas y hechiceras, era mi única forma de evitar que mi cabeza ponga resistencia en creer que lo que estaba haciendo era totalmente jalado de los pelos.

Se leen muchas cosas extrañas en estas recetas y uno siente que se está preparando para convertirse en la bruja más poderosa de todos los cuentos.

Luego de espantarme con algunas de estas recetas decidí leer un poco sobre mi idea de hacerme el baño de florecimiento (como siempre mi cabeza me estaba tirando para atrás)  y debo decir que me di con la grata sorpresa de qué hay una explicación más lógica y menos creyente sobre lo que estos baños puedes hacer por nosotros.

Para hacerlo corto, ya que no soy experta en el tema, el usar todas las flores y ramas en un baño ayuda mucho con limpiar el aura que normalmente se carga con las energías de nuestro día a día. Es por ello muy importante que nosotros ya nos encontremos limpios cuando vayamos a realizarlo debido a que una vez bañados con el preparado de flores no podremos enjuagarnos por un promedio de 8hrs mínimo .

Normalmente recomiendan que la ducha tampoco sea rápida sino por el contrario debe demorar entre 15 a 30 minutos. La temperatura también es importante, debe ser entre tibia-caliente para lograr que nuestros poros se abran y boten las toxinas que el cuerpo guarda, de forma que pueda absorber los beneficios de las flores que usamos.

Si se animan a hacerlo alguna vez yo les recomendaría que se creen un ambiente bonito para ustedes mismos, una música suave y si es posible velas blancas o amarillas como las que yo use.

La idea es desconectarnos, engreírnos y llenarnos de lo natural que no hacemos todo el tiempo. Arrojar el estrés fuera de nosotros y mentalizarnos en nuestras metas. (obviamente la mía es viajar!)

¡Es un buen momento para soñar despiertos!

Como les conté yo vi dos recetas y como no encontré todo de las dos,decidí unificarlas! Asumo que ambas eran para el éxito y las buenas energías así que un poco más de ambas no caerá mal :).

Aquí les pongo lo que compre en el mercado de mi casa:

07 flores amarillas
07 flores blancas
01 manzana roja
Canela y clavo de olor
02 ramos de Romero
01 Agua Florida pequeña
02 velas chiquitas ( una amarilla y una negra)


Así se veía en mi mesa

Según las indicaciones primero puse a hervir la manzana en una olla grande, luego eché las flores por separado con mi mano izquierda, canela, romero, el clavo de olor y al final el Agua florida. Mezclé todo y pensé en todo lo que quiero lograr este nuevo año. Antes de bañarme prendí la vela amarilla y una vez terminado todo arrojé los residuos en una bolsa negra lejos de mi casa.

Le agregue rosas al final, olía riquísimo
La vela negra la compré por qué leí por ahí que pasándola por todo el cuerpo antes de bañarnos y dejando que se consuma en su totalidad sacamos todo lo malo que cargamos. Me pareció una buena idea antes de buscar atraer lo bueno.

Antes que lo olvide, los baños de florecimiento se pueden hacer en cualquier momento que queramos, yo por lo menos estoy pensando hacerlo más seguido por qué relaja y mucho :)

Me cuentas si te animas a hacer uno tú!

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Katya Salcedo: La peruana que va persiguiendo atardeceres por el mundo

Si este año terminas secundaria, vete de viaje

Mi historia