26/3/17

Into the wild- Rutas salvaje

Tal vez me pasé un poco en conectar con este documental, pero toda la primera mitad me la paseé llorando. Por qué? Creo que sentí que la que veía esos paisajes era yo en vez de Alex, fue como realizar mi tan esperado sueño y verlo película. Una sensación única que me emocionó hasta las lágrimas.

La primera escena en el mar, la sensación palpable de las olas golpeando, los pájaros volando mientras mira el sunset, esa soy yo cada vez que voy al mar, esa seré yo cuando mochilee y encuentre playas hermosas donde pueda disfrutar de un sunset mágico.

Otro punto que me encantó es la forma como decide irse y dejarlo todo, es algo que también hubiera querido tener el valor de hacer, tomar mis cosas e irme. Dejarlo todo sin darle muchas vueltas, no soy lo suficientemente valiente , pero él, él tenía todas las agallas que a mi me faltan y que tal vez a muchos de los que también sueñan con hacerlo.

Amo viajar conociendo la forma en la que la gente vive, sus diferencias a lo "habitual" de mi vida o de de la gente que me rodea, es algo que me ha llamado la atención desde que soy pequeña. Este documental muestra mucho la amabilidad del mundo que conoces en el camino durante un viaje, las experiencias de aprender cosas nuevas que nunca aprenderías quedándote en tu zona de confort.

Esos rincones escondidos por donde Alex caminaba y que nunca hubiera encontrado en algún tour cualquiera, tenían magia. Estar literalmente en medio de la vida salvaje o ver pasar a los animales frente a ti como si estuvieras en una película, debe ser algo de otro mundo.

Ver el contraste entre los rincones lejanos y las grandes ciudades. La gente aburrida, la gente apurada, los grandes edificios, la bulla y el tráfico, Historias tan conocidas que a cualquier alma libre asfixiaría. 

No comparto mucho la búsqueda de un aislamiento total y recóndito por tanto tiempo como fue la idea de Alex , lo mío es más equilibrio naturaleza-personas , por lo que la última parte de la película me causo más intriga que conexión.

Pero algo que me marcó fuerte fue esta frase "vivo donde quiero vivir y no lo cambiaría ni por 10 millones" la dijo el Sr. que vivía en el desierto y me tocó directamente el corazón. No sé dónde sea mi lugar en el mundo donde pueda envejecer , pero estoy segura que cuando lo encuentre me quedaré ahí como sea, compraré mi casita y podré entonces morir en paz. No está en mi Lista de pendientes antes de los 30 , pero está en mi lista de pendientes antes de morir.

Pd: el documental dura unas 03h, pero vale totalmente la pena. Yo lo terminé a las 02:15 am y no me arrepentí.

Tu ya la viste? Cuéntame la parte que te marcó.

Abrazos fuerte como el mar
-B.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario