Actitud para días malos

Desde el último trimestre del 2017 empecé a creer mucho más en que todo es energía, en que lo que nos ocurre es algo que inconscientemente estamos atrayendo a nuestra vida.

Me fui acostumbrando a ser más positiva y más despreocupada por los problemas, entendí que realmente todo pasa en algún momento (aunque eso no lo hace menos duro) y lo mejor que podemos hacer es aprender lo que la vida nos intenta enseñar.

Así recibí el 2018 con todas las buenas energías y mandándole señales al universo para que este año tenga más oportunidades de hacer cosas que me hagan feliz. Estaba toda yo hecha un manojo de peace and love y de disfrutar cada pequeño instante.

Sin embargo van dos semanas de Enero que siento como si me hubieran echado el mal de ojo encima. He puesto todo de mi para mantener mi paz, mi concentración y mi buena actitud para cambiar esta mala racha pero es como si nada terminara de encajar.


Hola mala racha


Empecé con mi bajón de creatividad, mi preocupación por lo que haré durante el año, los insomnios consecutivos que han vuelto del más allá, la destrucción de todo mi cuerpo con un cansancio terrible por las mañanas, situaciones que me sacan de mis casillas y me agotan aun más, darme cuenta que no tengo el DNI desde hace dos semanas y tener que buscarlo en cada rincón de mi cuarto debido a lo desordenada que soy, que la comida se me queme por andar distraída y ésta ansiedad terrible que esta acabando con lo que me queda de fuerza de voluntad.

Si alguien viene a pedirme un consejo en este momento seguro me paro y me voy sin siquiera escuchar el problema que tiene, es que de verdad mi actitud esta por los suelos estos días.

Pero hoy, mientras estaba en el centro comercial en busca de mi DNI perdido, encontré dos soles tirados en el suelo sin nadie alrededor y aunque suene estúpido sentí que era una buena señal. Mi buena suerte y mi buena racha de energía estaban volviendo. Así que regresé a mi casa pensando en que debía volver a creérmela, debía empezar otra vez a cargar la actitud de buena onda y ponerle una sonrisa a las cosas que ocurran.

Volví a casa , almorcé y decidí buscar otra vez en el primer cajón donde revisé el DNI al inicio de todo y TARAN!! Aunque no lo creas, Ahí estaba.. al fondo esperando que lo encuentre. Lo tomé como una segunda señal.

De pronto la idea de escribirte esto empezó a sonarme en la cabeza y las palabras fluían tan rápido que me convencí de prender la laptop y empezar a escribir. He escrito todo esto casi sin pensar y sin corregir. He sido yo sin darle orden y la verdad me gusta mucho por que refleja bien lo pesado que puede ser todo cuando nuestra energía tiene un bajón enorme como el mío.



Puede que tu no creas en la energía, puede que te parezca tonto pensar en señales como lo hago yo, y no importa sabes. Importa que decidas hacer algo distinto con tus días malos, con tu mala actitud para la vida o con ganas de no seguir adelante. Hacerlo con señales para mí es más sencillo porque es tipo un recordatorio que estaba olvidando :

“oye, despiertate.. mira que solo faltas tú para que todo empiece a fluir otra vez”

Eso fue lo que me dijo la moneda cuando la encontré en el CC, eso me dijo el DNI cuando sonreí al darle la vuelta y rogar internamente para que de verdad sea el mío, eso me dijo el universo cuando las ideas comenzaron a aparecer mientras me lavaba las manos, eso me dice ahora una de mis canciones favoritas que ya puse hace rato pero que el Spotify me está repitiendo sin que yo lo pida.

El universo manda señales, así lo quiero creer porque así me funciona bien a mi, tal vez tu encuentras tu propia forma de que te funcione y no importa si es la misma o no.. solo haz que te saque de ese hoyo negro pronto y ve por ese camino sin bajar la guardia.

El lado B


Por mi parte cierro este post recordando todo lo bueno que hice en Enero: me deje crecer las uñas y aunque me las corto pequeñas me gusta lo lindas que están, estoy creando el hábito de hacer una hora de ejercicio al día y ya voy dos semanas sin desistir (muyy complicado cuando lo haces en tu propia casa), me corté el cabello y me gusta mi nuevo look de recién levantada de la cama, e incorporado completamente a mi el hábito de sonreír más a las personas y he tenido muy buenos tratos gracias a eso, ya estoy planificando el viaje por mi cumpleaños..

Hay muchas cosas más que se me vienen a la cabeza ahora, las mismas cosas que no recordaba cuando veía todo en negro. Seguro dirás que es algo normal, pero porque no hacer que lo normal sea intentar mantener todo a color, yo lo estuve haciendo cuando empezó esta mala racha, pero en un momento me deje perder.

Me llevo esta lección del primer mes del año, tal vez porque se me vienen muchos momentos negros y debo recordarlo, o tal vez , porque  gracias a eso estoy escribiéndote hoy para que puedas tenerlo presente el resto del año.


Eres energía no lo olvides, atrae lo mejor aunque todo te parezca negro. 

Un abrazo llena de buena onda, (y claro, fuerte fuerte como el mar) , Bea. 

Comentarios

  1. ¿que tal si solo lo dejas fluir y ya no luchas por cambiar esos días? tal vez ese bloqueo mental, esas fuerzas y tiempo invertido para cambiarlo todo no permitan que todo fluya...aprendí a dejarlo todo y aprovechar incluso esos días grises porque esto es una montaña rusa si ahora estas de bajada agárrate que se viene la subida!...Recuerda "hay días que nada el pato, hay días que ni agua bebe"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Luca, decidí ser una espectadora por este tiempo y por ello demoré en responder. La verdad es que eso de dejar fluir funciona bastante bien hasta que no sabes en que parte la corriente se detiene por un solo momento. Lo que sí aplica siempre siempre es el hecho que todo se repite hasta que aprendas algo de ello, y en eso estoy metiendole acelerador

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Lista de cosas por hacer antes de los 30

Katya Salcedo: La peruana que va persiguiendo atardeceres por el mundo

Música que vale la pena escuchar